Frederick

15,00€

“¿Y tú, por qué no trabajas, Frederick?”, le preguntaban los demás.
“Yo trabajo”, les respondía Frederick.
“Recojo rayos de sol para los días fríos del invierno.”
Una familia de ratones recoge provisiones y todos trabajan, excepto Frederick, que aparentemente no hace nada. Pero sin que los demás lo sepan, él también se aprovisiona: rayos de sol, colores, palabras... Cuando llega el invierno, sus compañeros reconocen que su misión poética había sido esencial para que los ratones sobrellevasen mejor la crudeza de la estación invernal. Y así Frederick es aceptado tal y como es.
Leo Lionni es uno de los pioneros del álbum ilustrado moderno. Uno de los temas que aborda el relato es la individualidad, el descubrimiento y la aceptación de la propia identidad. Frederick es poeta y demuestra que, a su manera, también hace una aportación al colectivo. El artista no se presenta como un ser automarginado sino como alguien necesario para los demás. Frente a la importancia del trabajo, Frederick reivindica la necesidad de alimentarse de más cosas que paja y nueces. Frederick puede parecer egoísta, pero ese egoísmo es tan solo una muestra de fidelidad consigo mismo. Lejos de recriminarle su aparente pasividad, sus vecinos de madriguera le permiten meditar, respetan su introspección y sienten curiosidad por ese mundo misterioso que, finalmente, agradecen.
El autor refleja la importancia de la libertad individual: los lectores se sienten amparados, pues saben que los ratones respetarán la individualidad de Frederick. Leo Lionni nos transmite que hay que ser lo que uno desea, y serlo sin temor, puesto que los demás lo podrán asumir y entender.
Leo Lionni creció en un ambiente artístico -su madre fue cantante de ópera y su tío Piet, un gran aficionado a la pintura- y desde muy joven supo que ese sería su destino. Su formación académica no fue artística, ya que se doctoró en Economía. En 1931 se instaló en Milán y se interesó por el diseño gráfico. Cuando se trasladó a América en 1939, trabajó en una agencia de publicidad de Filadelfia, en la Corporación Olivetti y la revista Fortune. También aumentaba su fama como artista y sus obras se exhibían en las mejores galerías, desde Estados Unidos a Japón. Como él mismo dijo: "De algún modo, en algún lugar, el arte expresa siempre los sentimientos de la infancia". Su primer libro para niños surgió por casualidad: durante un viaje en tren se le ocurrió entretener a sus nietos contándoles un cuento hecho con trozos de papel.
Así nació “Pequeño Azul y Pequeño Amarillo” (1959), al que siguieron más de 40 títulos aclamados en todo el mundo por la crítica especializada. Por sus méritos como pintor, ilustrador, diseñador y escultor, recibió en 1984 la Medalla de Oro del Instituto Americano de Artes Gráficas.
Edad recomendada: + 4 años
ISBN 978-84-933759-1-1. Libros para soñar. 
Editorial: Kalandraka
Texto e ilustraciones de LEO LIONNI
Traducción de XOSÉ MANUEL GONZÁLEZ BARREIRO 
Edad3+ años
Ruta: > > > Frederick

30 productos más en la misma categoría:

Opiniones